miércoles, 18 de diciembre de 2013

Oraciones de Adviento.

Un curso más hemos intentado acompañar el camino de Adviento de nuestros alumnos. En las etapas de ESO y Bachillerato hemos rezado todos juntos, en la primera hora de clase de comienzo de cada semana, para encender nuestras velas de Adviento y preparar y allanar el camino del Niño Dios que viene a acompañarnos. Hemos preparado unos vídeos para acompañar estas oraciones (y hemos tomado otros disponibles en Youtube), que os mostramos a continuación, con una pequeña reflexión de lo que ha dado de sí esos momentos de oración comunitaria.

Primera semana de Adviento:
Tenemos cuatro semanas para preparar nuestro corazón y dejar en él un hueco a Jesús, que va a nacer.
Este Adviento tengo que preguntarme en qué cosas puedo mejorar. Hay muchas cosas a nuestro alrededor que no nos gustan y tenemos dos opciones: huir, escapar, alejarnos lo máximo de ellas o quedarnos en intentar cambiarlas.
¿Vosotros que opción tomáis? ¿De quién es vuestro corazón? ¿De los cobardes o de los valientes? ¿De los que piensan que es posible un mundo mejor o de aquellos que dan la espalda incluso a los amigos en los momentos difíciles?
Jesús va a venir a ayudar a los valientes a aquellos que creen que el amor es la fuerza que impulsa al mundo a ser más feliz. Nosotros somos sus herramientas en el mundo.
Video 1: Adviento 1: Haz latir el corazón del mundo



Video 2: Adviento



Segunda Semana de Adviento:
Iluminar el mundo no es fácil. A veces lo vemos como una tarea imposible de realizar por nosotros... ¡pero no es imposible! ¿Has pensado que si todos encendiésemos la vela de la amistad, la del amor, el compañerismo o la generosidad... el mundo realmente podría cambiar? La misión es difícil pero no imposible.
En esta oración vamos a encender las velas que cada uno llevamos dentro y que de verdad pueden dar luz a nuestro alrededor.
Video 1: Adviento 2: Es tiempo de cambiar



Video 2: Adviento 2: Porqué no ser amigos


Tercera semana de Adviento:
Señor, queremos ser testigos de la luz. No permitas que apaguemos en nuestro interior el fuego de tu Espíritu: que nos mantengamos fuertes hasta la llegada de tu Reino. Que estas tres velas encendidas, sean el signo de la constancia de nuestra oración. Queremos vivir continuamente mirando su rostro y extendiendo su amor. ¡Ven Señor, envuélvenos en tu luz y en tu amor!.
Si el consumismo te ciega esta navidad... no te enterarás cuando Jesús llame a tu puerta.
Video 1: Más allá (Gloria Estefan)



Video 2: La alegría se comparte.



Publicar un comentario
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...